2015 y sus ilusiones.

Es 6 de enero de 2015.

Va comenzando el año y las quejas siguen saliendo. En estos 6 días he sentido cosas muy chidas, y otras no tanto, pero nada que lamentar.

Fiesta de año nuevo, pura diversión, poca escalada, malas noticias en el potrero, pero mucho cariño al volver, y sino era cariño, por lo menos así me hizo sentir la muchacha. Creo que nunca me habían hecho sentir tan bienvenido, NUNCA, y cuando esos eventos extraordinarios aparecen en la vida, también aparecen ilusiones.

Incluso mover los muebles, ayudar en la remodelación, en el buen humor por meses enteros, y en… parece que la esperanza muere al último, pero en serio creo que también tengo un problema grande de “valoración”. Creo que la solución es obvia, y por fin, hoy lo logré, por unos minutos.

Estoy leyendo por enésima vez “La noche del alacrán”, sólo para entretenerme, para evadir y evitar las responsabilidades, las urgentes y las no tan urgentes, y sorprendentemente también funciona para bloquear los malos pensamientos… si así funcionara la tesis…

Vertedero

Como ya había dicho en alguna entrada hace no mucho, en algún momento este blog se vovió un vertedero de molestias, enojos, tristezas, pero ya casi nunca de alegría, o salvo pocas excepciones (cuando la Mac llegó por ejemplo). En algún momento también pretendí cambiar eso, pero por falta de tiempo o de ganas (las mismas que me llevaban a no escribir albricias) no lo llevé a cabo.

Al principio del año pasado, estaba yo muy entusiasta, tenía una tesis que comenzar, una nueva relación, nuevos horizontes planeados… incluso salir de casa se asomaba en el horizonte cercano.

Los planes tuvieron a bien (o mal, por ahora prefiero ser superficialmente optimista) cambiar. Dejé te tener novia, trabajo, me atoré en la tesis, dejé de escalar…básicamente no pintaba de colores el futuro. Y por supuesto, yo me oscurecí también.

Por supuesto, también me mantuve con la frente en alto, aunque cada vez me complicaba más la existencia, y como era de esperarse, se volvió complicada.

En algún momento, comencé a salir con una chica que me gustaba mucho, no funcionó. La tesis tampoco avanzó, la escalada tampoco…

Terminando el verano (pasado) regresé a trabajar, comencé a salir con otra chica, regresé a entrenar (que no es lo mismo que regresar a escalar), hice avances a la tesis y bueno, se veía luz en el horizonte.

Sigo trabajando, la relación con la chica parece que ya no funciona, la tesis apenas avanza, sigo entrenando (apenas escalo en roca) para irme a Potrero en fin de año, y bueno, mantengo la frente en alto… pero no me he sentido bien, NO ME SIENTO BIEN, pa pronto.

En principio, ese es el problema fundamental. No he salido de ahí, y como yo lo veo, requiere de atención y un poco de valor, no mucho en realidad…la simple decisión, que al parecer requiere un esfuerzo muy grande… ¿Se alcanza a notar como prefiero esquivar la responsabilidad de la decisión?

Por lo pronto, hoy me drogué con cafeína, y este post es una de las tantas formas en las que se manifiesta la droga en mi sistema.

La soución es clara: Dejar de pendejear… básicamente.

Paulina dice que el primer paso siempre es aceptarlo, pero la verdad es que yo no soy de esa idea. Creo que lo primero, y lo único, es “Te amarras las bolas, no te dejas mangonear, ergo los berrinches valen pa pura madre”…

En fin, por ahora, ese es la historia.

De la ternura

Como se sabe bien, soy un fan del drama, la ternura y todas esas cursilerías que no todos podemos compartir…

Ayer conseguí uno de esos abrazos llenos de ternura, y amor de ese que no sentimos todos los días, de ese que se siente cuando alguien desconocido te sonríe en la calle, de alguien que te cuida aunque no te conozca, de ese que se siente cuando estás entre amigos, entre carnales, entre hermanos. Y por supuesto, fue de alguien que hasta hace poco ni siquiera aparecía en el mapa,y lástima que haya sido hasta ahora, porque ya se va, pero que bueno, que fue ahora, y no nunca. Y en todo caso, me hizo respirar tranquilo.

Como dice ella, un abrazo apretado, aunque Yo casi saboreaba la ternura.

Plan B

Y todo por esa palabra que aprendí: TORPE

Desde entonces parece que me he concentrado en ser torpe, y por supuesto, lo he logrado. Ahora, como dije en el post anterior, me metí a la boca del lobo, o eso parece, porque por alguna razón que ahora desconozco, me he sentido agobiado, preocupado e incluso angustiado por aquél nuevo andar en el que he tenido a bien (o mal) involucrarme.

Hace poco aprendí a tener un plan B, si, me tardé 29 años en aprender a tener un Plan B. Por ahora, hay suficientes cosas para mantener ocupada mi cabeza, y por supuesto, debería estar enfocado en dos cosas importantes y urgentes, y dejar de creerme esos cuentos que he tenido a mal contarme y convencerme de ellos. Fácil, nadie dijo que sería fácil, pero no es la primera vez, ojalá fuera la última, y hace poco, una amiga también me alentó a que luchara un poco por esas cosas. Si vale la pena o no, no es asunto mío, hago lo que puedo y lo que de todas formas haría, el asunto del Plan B… pues ni modo que lo cuente aquí, entre otras cosas, porque apenas me estoy convenciendo de eso.

Quedan dos semanas para ver que tanto y que tan importante es esta relación, mucho me temo que puede no ser tanto, pero otra vez, no es asunto mío. He hecho lo que está a mi alcance, hago lo que creo que es correcto, incluso sin presionar, incluso siendo paciente, pero si ni así podemos trascender a las situaciones externas… por lo menos me voy a quedar con la sonrisa. Todavía no descubro porque comenzó la distancia, ni porque se mantiene, pero como dije, acaba de dejar de ser mi culpa.

No me gusta, tampoco me siento del todo contento, pero por ahora, concentrarme en cosas más importantes es la prioridad: estas benditas transcripciones que eran para ayer, y LA TESIS, con su respectiva finalización.

Falta encontrar un lugar para escribir, que podría ser el que fuera, sólo es cuestion de renovar los bríos, rediseñar el plan original, y hacer lo que hay que hacer.

Pensé que había olvidado el contrato, sólo lo cubrió un poco de polvo.

Como dice el señor Vera, ES TIEMPO DE VOLVER.

La Jefa

No sé en que momento comenzó a afianzarse la idea de que, de hecho, podría ser buena idea.

Por un lado, se vuelve delicada la relación, por el otro, siempre resulta emocionante y reconfortante que este tipo de cosas pueden pasarme sin que yo lo hubiera planeado… y ahora ¿por que ahora? Por supuesto lo agradezco, pero como siempre, parece que me estoy metiendo en la boca del lobo, que probablemente todo se solucionará, espero que sea (y trabajaré en ello) de la forma más divertida.

Y si, no sé bien cómo comenzó, pero se está metiendo a mi cabeza, ahora lo interesante, comienza ésta semana.Parece que es tiempo de comenzar nuevas historias, por nuevos caminos y con nuevos tenis.

Caminos

Y para estos días todavía no se que me pasa, estoy llevándolo y extrañando, pero superando, por lo menos eso me gusta sentir, creer y decir.

No se bien a donde va, pero a estas alturas, parece que casi cualquier lugar es bueno. Estoy trabajando el otro proyecto, dos en realidad, aunque por ahora, ninguno va, o parece que ninguno va bien.

Ya veremos donde nos lleva…

Huir

Siempre me ha dado risa la gente que huye, yo lo hacía, por eso la gracia.

Más cuando se trata de huir de lo que no es…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.