Smallville, Capitulo #100

Primero la advertencia, por sino han visto el capítulo num. 100 y/o por sino han visto la última temporada que sale en Warner Channel. Hay spoilers, muchos. Repito, hay spoilers.

You’ve been warned.

Que buena está temporada, pero hoy, hoy se la volaron. El capítulo de hoy fue buenísimo. Parecía fin de temporada, pasaron muchas cosas, estuvo rebueno.

Las escenas estuvieron muy buenas, desde que Clark estaba en las sombras observando a Lana con Lex, hasta la escena donde Jonathan sale del granero después de pelear con Lionel. Pero la mejor escena, la mejor de todas, es la escena del funeral….¡Que buena escena! la nieve, la gente, ¡la música! La secuencia de las miradas de Chloe, Lois y Lana hacia Clark es lo mejor, hasta la mirada de Clark.
No sé si sea fin de temporada, casi seguro no, pero así pareció. Supongo que fue por todo eso del capítulo num. 100.

Clark por fín le revela algo a Lana y que hace ella ¡HUYE la muy…! Lex por fín se atrevió a besar a Lana y ella no se negó del todo, por fín sabemos que Lionel sabe demasiado de Clark y eso le provoca el infarto a Jonathan.

¡¡Maldita sea!! quiero ver la repetición del capítulo pero me la voy a pelar.

Lo que no termina de gustarme es que muera Jonathan ¡POR QUE! En la continuidad NORMAL de DC, Johnathan no muere, pero les encanta hacer eso desde que los directivos lo mataron en la película de Superman (la primera donde actúa Reeves). No sé porque, tengo algunas teorías pero ninguna me convence.

En fin, ya está hecho, ya todo está puesto para que Lana y Lex tengan sus ondas, para que “el otro kryptoniano” haga el siguiente movimiento y que Clark haga lo que tenga que hacer al respecto.

Que bueno se está poniendo Smallville, además el final de temporada también es MUY bueno, ya quiero saber cómo es que Clark queda atrapado en el cristal (portal de la zona fantasma).

Habrá que esperar…

Publicado en Ocio. Leave a Comment »

Inactivo

Estos días no puedo escribir mucho, ustedes disculpen.

Tengo un chingo de tarea y cosas para leer, además, a Siddharta y a René se les ocurrió hacer sus primeros examenes esta semana, jueves y viernes respectivamente. El miércoles tengo que entregar tarea de de gráficas y lo peor es que son un montón de problemas pues Paulina (no mi novia, sino la ayudante) tiene, creo, problemas con los computólogos y cree que no podemos demostrar NADA, no sé donde ha estado o quienes son sus amigos, pero me parece que no tiene ni idea de lo que hacemos.

Tengo 2 posts guardados, uno del fin de semana en la cueva y otro…no los he podido terminar por que no me ha dado tiempo, pero espero que mañana en la noche a más tardar publique de menos el de la cueva, ya me urge poner algo nuevo aquí.

También los sucesos del día anterior…la verdad es que estoy felíz…MUY FELÍZ

Publicado en Sin categoría. Leave a Comment »

Después de tanto…

Por fin me quité un peso de encima.

Hoy por fin aclare que onda con ese sueño raro de hace un montón de tiempo, y que después me hicieron creer que fue cierto. Al final confío ciegamente, como pocas veces lo he hecho, pero tenía que preguntar, sólo para demostrarme que no me equivoqué, que de verdad podía confiar…

Bueno, mañana tengo que ir a chambear a Villa y todavía no encuentro como me voy a ir. Ojalá que mi jefe se ponga guapo, sino, va a estar de la burguer. No me quiero levantar tan temprano.

Hoy por fin voy a probar el violín, ya mañana terminaré de leer, y de bajar lo que necesito para las prácticas… Después de algún tiempo por fín voy a volver a tocar, pues a mis violines se les habían roto las cuerdas y no pude tocar todo lo que quise. Efraín me encargó que lo tocara al menos una vez por semana, para que se vaya acostumbrando a sonar.

¡¡¡Por fin, un violín nuevo!!!

Lector Anónimo

Son las 12:29am y revisando las estadísticas me encontré un lector anónimo y recurrente.

No pensé que eso pasaría alguna vez en este blog y me sorprendió bastante. Supongo que no lo creía por toda la sarta de sandeces sin sentido que muchas veces pongo aquí. Pero para eso cree este blog, en parte porque quería escribir cómo me siento, en parte para escribir lo que vivo, lo que veo y que no quedara sólo para mí, como en un diario.

Yo mantuve un diario (cosa bastante cursi, me parece) durante muchos años y hace muchos años también, y a veces cuando lo leo, me río bastante de todas las cosas que pensaba, hacía y decía, pero también recuerdo cómo aprendí a ser lo que soy ahora, para bien o para mal, claro que también está lleno de todas las estupideces que cometía concientemente. Pero en este blog no se quedan sólo para mí, puedo compartirlo todo con quien quiera, con quien caiga, con quien le interese saber algo de mí. Pues para mí compartir, es algo fundamental (creo que esto último estuvo de más).

Yo siempre he creído que de nada te sirve saber mucho sino lo compartes y si en alguna parte de todas estos posts, con sentido o no, dramáticos o no, depresivos o no, emocionantes o no, interesantes o no, coherentes o no, si encuentran algo que les sirva, para algo, lo que sea, habrá cumplido su cometido, pues no sólo fue hecho para mí, es Pa’ la Banda, por mí.

Así que gracias a ese lector anónimo, y a todos aquellos lectores anónimos y sabidos que visitan este blog, espero pronto cambiarlo, mejorarlo y agregarle muchas cosas que tengo en la cabeza, pero necesito chambearle mucho más, y requiere más tiempo, GRACIAS otra vez, lo necesitaba, más estos días de lluvia, levantarme en la mañana será más agradable.

La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando…

Publicado en Sin categoría. Leave a Comment »

La Semana Pasada

La situación ahora está muy rara. Me siento como si todo colgara de un hilo. Cualquier movimiento en falso y trueno como chinampina. Eso no me hace sentir mal, sólo un poco confundido. Esta última semana ha sido muy rara.

El lunes fuimos a tomar café comer y estuvo bien chido, como hacía mucho tiempo no lo hacíamos y al menos yo la pasé bastante bien.

El martes…fue vergonzoso. Todo iba bien, una cosa nos llevó a la otra y la estábamos pasado bastante bien, si entienden a lo que me refiero ¿no? Tal vez no debería contarles esto, pero fue demasiado vergonzoso como para no contarlo. Nunca había pasado, había estado a punto de que eso sucediera, pero siempre tenía suerte, sólo que el martes, en serio fue, creo, de las veces en que más me he apenado en la vida.

No tuve tiempo de nada, nunca escuché los pasos en la escalera, de pronto ya había abierto la reja y estaba metiendo la llave en la puerta azul. Por un momento pensé que era Eber y quise tranquilizarme, pero… corrimos, corrí y no pude hacer nada, tan sólo detener la puerta y pensar en las palabras exactas para no crear una imagen cercana a la realidad…lo único que pude decir fue espérame tantito, ahorita te abro (que imbécil) .

Tuve como 30 segundos después de eso y corrí a hacer lo que tenía que hacer y abrir la puerta.

No sabía que decir, no podia ni mirarla a los ojos. Estaba enojada como pocas veces la he visto y no podía pensar nada para decirle. Siempre supe que a ella no le iba a gustar encontrarme en una situación así, pero bueno…era cuestión de tiempo.

Nos salimos, íbamos a la Conade, pero nos detuvimos antes a comer algo y al final, decidí quedarme con ella, ya comenzaría a entrenar la otra semana.

El miércoles, comencé el día con una llamada en la madrugada, poco larga y (ahora lo sé) bastante productiva. Fuera de eso, fue un día bastante normal, escuela y tarea toda la tarde, bueno, un poco de tv y mucha comida. Eso sí, darle vueltas al asunto, tanto que llego a dolerme la cabeza.

El jueves me levante muy temprano, pasé a casa de Paulina y nos fuimos cerca del metro Patriotismo, teníamos que estar a las 6am. Salimos hasta las 7:30, creo. Fuimos a trabajar a Acapulco, y la verdad es que no la pasé tan bien. Muy mala organización, muy mala comida, mala experiencia, mala chamba y demasiado calor.

Creo que lo peor fue estar a 30 metros del mar y ni siquiera poder tocarlo.

Eso sí, hubo momentos MUY buenos, la confusión no podía faltar, pero todo se arreglo bastante bien, al menos por los siguientes dos días.

El sábado desayune en casa de Pau, estuve ahí casi toda la mañana y después vine a la casa a intentar dormir, lo cuál no logre. Así que comí mucho, recogí la casa, leí un poco, me cambié y volví a casa de Pau.

Fuimos a la Zona Rosa y anduvimos dando vueltas un rato. No había mucho que ver y la verdad es que los dos esperábamos más, lo cierto es que también era tarde y algunas de las tiendas que quería mostrarle ya habían cerrado.

Regresamos no tan tarde, pues quería ver a mis papás y además estaba MUY cansado, pero al llegar a la casa…¡zaz! Todas las luces apagadas, pero era muy temprano.

Entré y ví que estaban dormidos, después de tres minutos Eber llegó. Nos fuimos al cuarto y nos quedamos platicando un rato.

El domingo quería ir a escalar, íbamos a ir a Tepoz, pero Amigo se fue al reven y en la mañana llamó para avisar que estaba demasiado pedo todavía, que sería mejor que no saliera.

Yo de todos modos salí con Pau, y creo que ha sido uno de los mejores días de mi vida. De verdad fue increíble, fue algo que no había hecho antes, y ojalá pudiera repetirlo otra vez, sólo que…pequeño detalle.

En la tarde noche fuimos a casa de mi abuelita y otra vez la confusión hizo acto de presencia en el camino. Como sea llegamos allá y creo que los dos la pasamos bien. Efraín y Denise se iban al otro día así que hubo comida “familiar”. Me enteré del regreso de una de las copias del Diario del Tío, así como un regalo que Efraín le dió a mi abuelito, un sombrero de palma autografíado por Marcos (el SubComandante).

Comimos gelatina, mucho helado, reímos con las historias de Andrés, jugué con Huguini y supe que el Tanque va a dar concierto, cosa que me da mucho gusto, más por Pancho, creo que uno de sus sueños está por cumplirse.

(Lo que sigue lo agregué hoy).

Tengo Violín nuevo y estoy ansioso por tocarlo, pero la confusión, la escuela y las broncas han acaparado mi atención. Espero poder tocar el miércoles.

Así fue la semana pasada, hoy es martes y ya han pasado demasiadas cosas…demasiadas, así que promete ser mejor que la anterior, no buena, pero sí llena de emociones que no necesariamente me gustan, o me gustarán…

Hoy se resolvió y no me gustó, pero bueno, a veces pasa y por el momento creo que lo mejor es esperar. No estoy bien y con lo que supe ayer me puse peor, intranquilo, pero si quiero descifrar todo tendré que ser lo más cauteloso y paciente posible.

Carmina me recordó, no hace mucho tiempo, que debía ser cauteloso con esas cosas, y más que nunca, le estoy haciendo caso. Creo que ya quiero hablar con ella, algo parece no estar bien…otra vez.

Eso era lo último que necesitaba imaginar, o saber, o descifrar, pero bueno, ya no hay marcha atrás y voy a tener que seguir hasta el final, como siempre.

Aguanta, calma, ya se resolvera todo, para bien o mal, Tu tranquis. Yo aquí estoy…siempre.

El Diario del Tío Ho

Hace mucho tiempo, Efraín fue lo que se dice de Izquierda, pero no esa Izquierda de ahora, no de esos remedos de izquierda que existen ahora, no, era de La izquierda de verdad, y así comienza esto, porque todo tiene que ver.

Efraín vive en Nueva York, es maestro de preparatoria, es Maestro en Literatura del siglo XX, estudió en la Prepa 4, también estudió en la Facultad de Economía en CU durante el movimiento de principios de los 70, ha leído mucho desde los 14 años, es corredor, ha sido corredor desde que estaba en la prepa, y sabe.

Efraín tiene un libro, que se llama EL DIARIO DE PRISIÓN DE HO CHI MINH, y quería la versión en español, entonces fue con Juan (que es amigo de Pancho y Efraín). Juan le dijo que no lo conocía.

Efraín se sorprendió mucho y decidió que debía existir alguna versión en español……..en sucio, Yo lo pasé a máquina, lo cuál fue poco más que complicado pues la letra de Efraín es difícil de descifrar y Pancho lo llevo a la imprenta. Meses después tuvimos por fin en nuestras manos, el primer DIARIO DEL TÍO HO.

Es un pequeño libro bastante sencillo, por el título supongo que ya entienden de que se trata.

Pues bien, Efraín le dió una copia con dedicatoria a cada uno de sus hermanos, y por supuesto a mí. Pancho se quedó con varias copias que comenzó a distribuir sólo a aquellos que creía que les podía interesar, siempre haciendo un sondeo para estar seguro. Efraín también se quedó con algunas copias, y alguno de los dos, en algún momento se las llevó a Juan.

Por alguna razón MUY extraña, Juan es amigo de Marcos, sí, Marcos, el delegado Zero, el subcomandante Marcos. Juan le regaló una copia del Diario del Tío Ho y le contó la historia del libro. Marcos lo leyó (dicen) y después de unos días lo regresó autografíado a Juan , junto con un sombrero de palma también autografiado.

Que cosas, uno nunca se imagina el alcance de nuestras acciones, aunque parezcan inútiles, siempre tienen una consecuencia para alguien. Yo he aprendido que las cosas siempre regresan, pero ahora fue muy curiosa la manera de regresar.

Ese libro era muy importante para nosotros, era algo que Efraín había buscado mucho tiempo y terminó haciéndolo él, con ayuda de nosotros,o debería decir, nosotros con su ayuda.

Yo: ¡Ya ves! ¡Ahora ya eres famoso!

Efra: ¡Yo siempre lo he sido, lo que pasa es que los demás no me conocen!

Pues Juan tiene muchas copias, para quien quiera una. Pancho o Yo también podríamos facilitársel, aunque sería más complicado encontrarnos, bueno, a mí no tanto (por aquí es muy fácil contactarme). Es algo que hicimos, y que de alguna manera nos hace sentir bien, hay un libro más que leer, algo más para la gente, es sencillo, pero muy significativo por todo lo que “El Tío” representa.

Yo sé que debería facilitárselo a todos, pero pues hay que esforzarse un poco para encontrarlo, además no es tan difícil conseguirlo. Juan es una persona muy conocida y sino saben, yo puedo decirles quién es, donde y cómoc encontrarlo. Me parece que Juan ya es parte de la cultura de este país, porque si alguien sabe…es Juan.

A continuación les paso la Intro, tal como está en el libro, por si a alguien le interesa (a muchos debería).

INTRO

Se nos olvida todo. Ya no sabemos

quién es quién. Creemos lo que

nos dicen las malas lenguas y

no oímos a los nuestros. A veces

esto sucede porque no encontramos las palabras.

El otro día Juan

dijo que no conocía EL DIARIO DEL TÍO.

No lo pude creer porque si alguien sabe

es Juan.

Para que no se encuentren excusas

aquí están las palabras del Tío Ho.

Perdonen las faltas.

Y, claro, esto va dedicado para todos

aquellos que hayan marchado al lado

del de al lado y hayan gritado,

como Yo, “Ho Ho Ho Chi Minh

…Chin Chin Chin”.

Efra

Junio 2005

P.D. Pidan su copia, ah, por si lo dudan, ni siquiera nos quedamos con las regalías, pero si nos invitan una chela quedamos a mano…

Llamadas indecentes

Hoy no tengo ganas de muchas cosas, sigo enfermo de la garganta, ya tengo cosas para leer y mañana tengo que levantarme muuuy temprano.

Me desperte escuchandote a la 1:20 de la madrugada. No llevaba mucho tiempo dormido, y después para dormirme otra vez estuvo cañón. Acostarse a las 3:30 y estar rodando en la cama está de la burguer. Tenía mucho sueño, pero no dejaba de darle vueltas al asunto y tratar de entender los porques. Por fín caí a las 5, así que en total dormí unas tres horas.

Después de colgar, recordé con una sonrisa aquel post en el te quita el sueño un fantasma tuyo, una llamada de menos de 5 minutos a altas horas de la noche.

Pues ahora me tocó a mí una de esas llamadas indecentes.

Siempre he asumido mis responsabilidades, y las consecuencias (buenas y/o malas) de mis actos, me equivoqué y lo estoy arreglando. Ellos son lo que menos me importa en este momento, así que …sí me pareció un poco absurdo hablar de eso…pero bueno, a tí te pareció importante (también absurdo) y se habló de eso.

Ayer no fui a entrenar y sigo guardando toda esa energía, sigo con ganas de ver a mis amigos, y de escalar. Tenía que hablar con el Chacha y ver a Saya, hablar con el Tata y empezar el nuevo macrociclo. Pero valió la pena…al menos para mí.

Hoy no me siento tan bien, de hecho estoy bastante desvelado y en la escuela no la pasé tan chido, pues lo estuve resintiendo todo el día.

Seguramente no me quejaría si … bueno es parte de la cuenta a pagar. Por el bien de “todos” espero que así sea, sino, se va a poner rebueno después.