Domingo en La Playita del Basilisco

El domingo fuimos a la Colme… otra vez.

Fue bastante ameno el viajecito, con Oscar al volante, Saya de copiloto (sólo de ida), Chipo, Pau y Yo atrás.

Allá, Pau y Saya escalaron abajo, en el 10(d, decimos algunos) y los hombres en Kaisa (12c, dicen), en la playita.

Oscar encadenó Kaisa en el primer pegue y se cambió de ruta, a una que según él es más fácil pero más mental. Chipo y Yo nos quedamos en Kaisa, y por lo visto, Yo me estoy haciendo regüey.

Primero, porque cuando empecé los pegues no estaba tan concentrado y parecía que tenía miedo, entonces me iba sentando cada dos anillas; y segundo porque tampoco iba escalando al 100. Al Chipo le fue bien, avanzó más que yo en su primer pegue y parecía que ya la tenía.

Pau y Saya armaron la ruta de abajo y ahí estuvieron un rato, cuando yo bajé a ver como estaban Sayuri estaba armándola, pero según yo ví, no le iba muy bien, el miedo y el cansancio le estaban dando en la madre, más el cansancio y a partir de ahí el miedo.

Regresé a darle el segundo pegue a Kaisa y salió mejor, pero nada de lo que pudiera sentirme orgulloso. También le dió el Chipo y mejoró el pegue anterior. Oscar ya estaba probando la otra ruta y le estaba pujando mucho, tal vez demasiado, aunque ya había encontrado la beta del principio, faltaba la beta de la reunión.

Y le dí el tercer pegue a Kaisa, tampoco fue muy bueno, los pies era lo que más me fallaba, como siempre, pero tomé una nueva beta con movimientos menos duros de los que hacía antes, así que al final algo bueno tuvo ese pegue.

Yo regresé abajo con Pau y Saya… Pau por fín encadenó la ruta, y se veía bien, segura, fuerte, prendida… como un buen encadene. Ya le hacía falta, y después de todo el entrenamiento y las friegas, y el miedo y todo, fue un pegue bastante chido.

Felicidades.

Cuando regresé a darle el pegue para desarmar Kaisa, con la sorpresa de que ya habían quitado la cuerda, tuve que aguantarme y darle el último pegue.

Ese si fue un pegue (y disculpen la modestia) bastante chingón. Desde el principio salí bien, seguro y no tuve fallas. Me seguí hasta la quinta cinta sin descansar, tranquilo y seguro, pero llegando a la sexta anilla los dedos ya no tenían tanta fuerza y moviendome al hoyo a la derecha de la cinta me resbalé…algo raro porque no había manera de resbalarme, pero ya no pude sujetarme del hoyo, creo que por un momento me desconcentré o me “sabotie” el pegue, como dijo Pau.
Hacía mucho tiempo que no escalaba “a tope“, y aún así, creo que me faltó apretar un poco. Por eso creo que me estoy haciendo regüey, así debería escalar SIEMPRE.

El atardecer y la sesión de fotos con las cámaras de Saya y Oscar terminaron el día de escalada, un día bastante bueno para escalar y para estar con la banda y… snif.

Me la pasé bastante bien, como hacía mucho no me divertía tanto escalando. Creo que, por fin, falta poco para que encadene un 12c.

los que fuimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: