Tiagosán 12d

Por fin, el sábado encadené Tiagosán, que es tal vez, la mejor ruta a la que me he subido y es también la de más grado.

Me fuí al Primero con Oscar, llegamos muy temprano pues él tenía concierto en la tarde, así que comenzamos muy temprano. A las 9 de la mañana ya estabamos a mitad del calentamiento, es decir en la segunda ruta. Comenzamos con Días, después Alas y al final Escorpiojos.

Yo llegué medio malviajado, pero tampoco iba a permitirme no encadenar pues ya estaba muy cerca y no quería seguir en esas. En Días me pegué en la rodilla y aún la tengo inflamada pero no tuve de otra más que aguantarme y apretar las nalguitas, no quería ponerme pretextos para no encadenar.

A las 10:15 Oscar puso las cintas para Elmo-suspen-tiago-nejos, y… pues le echó ganitas, también pusimos las primeras tres de la Suspen y así tenía ya armada Tiagosán. Me decidí a encadenar en el primer pegue.

A las 10:44 comencé a subir, iba bastante bien, no iba cansado e iba pensando sólo en la ruta. En la cuarta cinta se me resbaló el pie derecho y me comencé a desconcentrar, aún así le apreté , quería encadenar. La quinta cinta sin broncas y después venía la hebra, justo en el “gastón” me dió miedo pero como ya había volado antes de más arriba me tranquilicé, saqué la mano derecha a la regleta pero no la tomé bien, y cuando me levanté a la pinza setí que me iba… apreté aún más, ya estaba casi del otro lado, sólo había que llegar a la regleta. Acomodé el pie izquierdo y …. zaz, que le vuelo, no terminé de acomodar los pues pero antes de caer alcancé a rozar la regleta. Ni modo, busqué un apoyo antes de la regleta para poder rebotar en caso de que ya fuera muy cansado en el siguiente pegue.

Descansamos y Oscar volvió a darle al trabalenguas ese, le fue bastante bien, casi creí que la podía encadenar, llegó a la antepenúltima anilla y un poco antes de el paso de Conejos se resbaló. Pero bien en general.

Justo cuando me iba a subir a darle el segundo pegue llegó Chaparrito con Vania, Stef, el Cap. Yosemite y un amigo de la Nati. Me subí y hasta la cuarta iba tranquis, pero en el gastón me desconcentré y me equivoqué de pies, me regresé, no me acomodaba… un desastre total, cuando por fin iba a la pinza ya mis pies ya no estaban tan bien acomodados y aunque le tiré a la pinza no me alcanzó para quedarme. Sólo oí el grito de la Nati:

-Y ahorita vas a ver como le sale bien fácil, siempre hace lo mismo-

Chale. Y sí, ni trabajo me costó llegar a la reunión, la verdad es que comencé a ponerme nervioso en cuanto comenzaron a gritarme y al final lo pagué caro.

Para cuando Oscar se subió la tercera vez, el primero ya estaba lleno, se junto mucha banda que (aunque se lea mal) no necesitabamos. Y de ese pegue mejor ni hablo, con decirles que ni termine la ruta me parece que se dan una idea bastante cercana a la realidad.

Después eso me malviaje mucho, ya no quería escalar nada, nada de nada, comenzó a llover, el Don comenzó de malvibroso y no podía despejar mi cabeza ni del pegue anterior ni de “mi situación”, y además ya todos estaban bajo el bloque haciendo fila.

Anduve vagando un rato por ahí, haciendome güey. No me sentía muy bien, pero ya también me sentía obligado a encadenar, después de tantos pegues y estando tan cerca no se podía esperar menos. Aún así anduve platicando y vagando hasta que después de media hora me sentí mejor, no tan bien como me hubiera gustado, pero mejor.

Total, cuando me puse los zapatos, de pronto todos se fueron de ahí, sólo se quedó Oscar, Rubén y Orqui con Miguel. De pronto me sentí más tranquilo y en ese momento decidí subirme. En las primeras tres cintas no hubo problemas, pero en el movimiento anterior a proteger la cuarta, me resbalé y mis pies quedaron volando, sólo me sostenía con la mano izquierda, en ese momento me pasó por la cabeza el hecho de que me la iba a pelar, pues me según yo había gastado mucha fuerza en ese colgón, pero estaba decidido a llegar hasta donde me alcanzara la fuerza.

Protegí y las regletas siguientes las agarré en el mejor lugar, creo que sólo la primera vez las había sentido tan buenas, ni acomodé el hook, hice la barra, tomé la pinza/lateral de la izquierda, el bueno de la derecha y protegí la quinta y última cinta antes de la reunión. En ese momento me llegó el madrazo mental de la hebra que venía.

Abajo, Oscar y Rubén me gritaban, en realidad todos gritaban pero mi atención estaba en ellos dos. Protegiendo la última cinta, antes de frikearme sólo me repetía “escúchalos, escúchalos, escúchalos”, pero en cuanto tomé el gastón sólo me repetía “escúchate, escúchate, escúchate” pues me estaba dictando los pasos en la cabeza y ya sólo tenía que repetir lo que tantas veces hice en los pegues anteriores.

Impresionado, cuando agarré el gastón, con la mano derecha tomé magnesia, respiré y a darle.

– Gastón, dropknee con la derecha, regleta con la mano izquierda, pie derecho en el plato, trankis, aprieta, aprieta, aprieta, mete la cadera, aprieta… pinza con izquierda, me voy, nonono… aprieta, aprieta, regleta con derecha…no llégo, no llégo, lateral derecho…rebote a la regleta, sube pie derecho, otro más, grande con izquierda, aprieta, otro más, grande con derecha, no, ese no, el otro arriba, venga, grande con izquierda, acomoda los pies, pie izquierdo, grande con derecha, acomoda lo pies y ya la hiciste… pie derecho, abre el izquierdo…ya estás, venga, protege….las dos….quiero las dos… ya estuvo.-

Eso fue los últimos 20 segundos o menos de la ruta, el 12 más fácil pero que más tranajo me ha costado encadenar. Ni siquiera bajé bombeado, sólo en la reunión me comenzaba a desesperar que no podía proteger la segunda cinta, y yo quería las dos.

Bajé refelíz, tenía mucho tiempo sin encadenar algo, creo que lo último fue HP y la neta es que el paso de ahí estaba más difícil que el de Tiagosán, el asunto es que en HP no hay hebras tan largas.

Bueno, eso me alegró el día, y también me animó a darle duro, necesito hacer todos los 11’s y 12’s con el menor número de pegues que pueda, si son a vista mucho mejor.

Es mi grado máximo y me tardé sólo dos años en llegar ahí, es un chingo, pero el mayor problema no es mi fuerza o mi resistencia, el asunto es que mi cabeza no funciona bien y por eso me cuesta más trabajo encadenar cualquier cosa. De cualquier forma ya me animé y parece que si voy a Jilo, le voy a dar a la Desalmada, junto con todos los 11’s del Circo, en la cueva no tengo de otra más que Kraken y/o el Penitente (que me falta hallar el paso de la salida) y decidirme subir a …chale, no me acuerdo como se llama la de afuera, en fin, esa.

Es un 12d, y me prende mucho para entrenar más duro, escalar más y ponerme más fuerte, por que… pues no quisiera ser yo el que lo diga (de hecho ya lo dijo alguien más) pero ya estoy mamado, tal vez no tanto como los demás, pero ya me doy un “quién vive” con algunos.

Así estuvo el sábado, encadené, bajé refelíz y TODOS vieron el encadene, que normalmente no me importaría, pero para como estaba de ánimos, la neta es que sí me animó mucho más. Por fin un 12d, ni siquiera puedo pensar bien en qué escribir para platicar esto, estoy refelíz, incluso ahora, cuatro días después aún no me lo creo. Está bien chido, deberían intentarlo alguna vez en su vida, eso de llegar tan lejos está poca madre. Este último párrafo no tiene mucho sentido, pero así es cuando no quiero controlar la felicidad. Está bien chido encadenar.

Además, también por ardido tenía que encadenar el sábado, con el Capitán ahí no podía desaprovechar la oportunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: