Engarrotado

No sé que está más mal, si mis manos o el violín, mis dedos están más fuertes y pero más lentos, ahora no siento la presión de las cuerdas, el violín es relativamente nuevo así que todavía tiene ese sonido particularmente metálico de los violines nuevos. Si Boris me escuchara seguro que no le gustaría.

Aún hay una de las piezas que no logro recordar y no he podido descifrarla. Sí puedo leer las notas, sí puedo leer el ritmo, puedo seguir “las instrucciones” de la partitura, y aún así no toco como se debe, la olvidé por completo. Al menos mis brazos no han perdido la resistencia, los dedos un poco, pero cosa de acostumbrarme… lo único que tengo a mi favor, es que no he olvidado la postura, que de algo debe servir, no sé para qué, pero seguro que de algo sirve.

No sé en qué momento se me ocurrió dejar de tocar, no ha sido una de mis mejores ideas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: