Deseos

Hace no mucho, en un blog que leo, o al menos leía muy seguido, encontré algo acerca de los deseos que no dependen de nosotros para que se realicen y… voy a pegar el texto exacto:

“La verdad es que los deseos que no dependen de uno mismo para realizarse pues…apestan. Así que ahora haré una lista de pequeños deseos atribuibles a mi albedrío.”

A partir de eso, he ido escribiendo una lista de deseos “bonitos”, ninguno es muy grande y todos son absolutamente posibles a corto plazo, por eso me gustan tanto e incluso me emocionan.

Hoy agregué uno más:

Quiero llevarla a cenar al Café Tacuba, una noche lluviosa.

Tal vez pronto.