Menesteroso

Y es que a pesar de las desveladas, la falta de escalar y las exposiciones, me divertí como enano, y creo que lo mejor de la semana tuvo que ver con eso de los “nosotrismos” y el miedo, la barda que te saltas por que te están saltando las ganas de no sabes qué y todo el tiempo estás diciendo: Bueno, ya llegué hasta aquí, pero no puedo ir más lejos, y al minuto ya diste no sé cuantos pasos más.

Y el problema es que siempre ando queriendo cosas que no van, tengo una colección de deseos contradictorios. Y encima urgentes todos. Tengo esta prisa que me come las entrañas y que lo mismo sirve para hundirme que para rescatarme. Esa puta premura carroñera.

Justo cuando ya no puedo mirarme al espejo sin atisbar la sombra del menesteroso inminente…

De pronto, y en un descuido el berrinche que tenía guardado salió a mirar el horizonte y a amenazarme:

-No de nuevo, no otra vez-
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: