Luces y adornos

Normalmente, yo atribuía a una mala actitud de mi parte (mi “mamonería“, si tal cosa existe) que algunas personas no fueran de mi total agrado, jamás fue algo que interrumpiera mi sueño o mi vida diaria de manera importante.

Hoy, tuve un momento de iluminación y lo descubrí por casualidad, y digo por casualidad dado que fue consecuencia de algo aún mucho más importante. Por qué mis amigos son MIS AMIGOS y por que los demás no lo son.

Lo más grave o interesante de esto, es que he regido mi vida bajo ese principio y no tengo idea de donde fue que lo aprendí, pero me gusta, justo acabo de notar que me gusta.

A Paulina le gustaba indagar en eso, por que justamente no me agradaba la gente que ella creía que deberían agradarme y con el tiempo aprendió a reconocer quienes no me agradaban, aunque creo que nunca entendió por qué.

Mis dos funditas aquellas, son todo lo contrario de eso a lo que le busco nombre, y creo que por eso somos amigos, aunque creo que yo debería ser más como eso que tanto busco…al menos para justificar razones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: