Una de esas noches

Hoy es una de esas noches en que las paredes de mi cuarto se ven cada vez más cerca, una de esas noches en que quiero llamarte y decirte que te extraño, que me digas como hiciste tú para irte sin voltear atrás, para incluso quedarte y hacer lo que hacías, cambiar de jugador y hacer que nada pasaba…siempre pensé que eso era “no tener madre“, aún ahora lo sigo pensando…pero aún así, hice algo peor.

Hoy no sé que hacer, cómo decirle que la quiero, que ha sido muy importante para mí, que quisiera estar seguro de eso, que quisiera estar seguro de que ya no debemos seguir juntos…yo no me siento bien, y a veces son las decisiones que uno debe tomar, que ya no me puedo hacer cargo de aquellas cosas, que aunque quisiera seguir ahí para ayudar, para apoyar…pero ella no me va a dejar. Que la quise mucho, que estuve enamorado como nunca, que la necesitaba como a nadie, que la voy a necesitar y que no la voy a olvidar nunca, que ella podría ser la persona con quién me gustaría pasar el resto de mi vida…pero no ahora, no hoy…y seguramente, después será demasiado tarde.

También quisiera que las cosas hubieran sido de otra manera, más felices, más comprensibles, más atinadas y…uno siempre quiere tantas cosas, que esto no pasara, que no tuviera que pasar, que … ni siquiera puedo seguir escribiendo, esto no es nada nuevo, todos lo hemos sentido alguna vez, y los que no, pues para allá van, y …bueno, yo me tardé en decidir y en ser valiente, tal vez no lo sea, pero por algo se empieza…y hay que hacer las cosas como mejor creamos que se deben hacer…

Por eso, estoy a punto de pedirle que vaya…

Y además, ya sé la respuesta…

Anuncios