Dias lluviosos

Y ahora sucede que no puedo pensar claramente, que no quiero concentrarme. Sucede que la extraño mucho, que extraño hablar con ella, escucharla, verla, olerla, abrazarla. Extraño su tono de voz, su sonrisa, su cabello, sus manos, sus bromas. La extraño.

Y eso fue lo que me gané por el error de hace dos o tres años…Pero la quiero, y al final, la separación es creo lo mejor para los dos, por lo menos ella está con alguien que, al parecer, la trata bien. Y Yo, bueno, eso es otra cosa, sigo siendo amante de la mala vida, de las desveladas, de la espera, de todo lo que me gustaría pero que no hago…

Y ahora, por si fuera poco, también vienen las broncas familiares, académicas

Y así otro día lluvioso.

(esta entrada fue escrita en mayo de 2012, la primer quincena)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: