Llorando letras

De pronto me di cuenta que comencé a utilizar el blog como “vaciadero” de tristeza, y eso me parece lamentable. Primero, porque cuando comencé a escribir aquí, hablaba de más una cosa, escalada, anécdotas escolares, conciertos, amigos…y claro, de las chicas.

Cuando entré a la ENAH, dejé de escribir aquí, más por falta de tiempo, o por lo menos, por falta de tiempo dedicado a escribir aquí. Conocí nuevas personas, tuve una novia nueva (y muy muy muy querida), hice nuevos amigos, aprendí mucho, escalé mucho, viaje más, y aún así, dejé de escribir, dejé de llevar un registro de eso.

Cuando la cosa se complicó (compliqué) con Alejandra, a veces escribía aquí, y más cuando la extrañaba, tres o cuatro años después de que entré a la ENAH, sólo entraba para escribir lágrimas.

Ahora con el asunto de Martha, lo volví a hacer…en algún momento del año pasado, pensé en dedicarme a escrbir más, aquí, a ver y hacer más. Y si, por una parte, por otra, no tanto.

Ahora extraño mucho a Martha, justo en dias como hoy. Que si anduviéramos sería otra cosa, es muy probable que no la extrañara, porque sabría que está ahí, de una u otra forma, pero ya no está.

Así que si, sigo escribiendo lágrimas (en vez de la tesis), sigo llorando sentimientos, que me guardo, pero que eventualmente saco por aquí…como ven (para aquél que de pronto pueda revisar esto, además de mí), hoy será un día “complejo”.

…y ya habrá tiempo de hacerle frente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: