lo que merece

Y al final ¿quién soy yo para decidir lo que se merece?

No me corresponde, no nos corresponde a nadie, ni juzgar, ni juzgarla, pero puedo y voy a decir, que el abandonar a tus amigos, a la gente que quieres (en teoría), o la gente que te quiere…simplemente no es coherente con TODO lo que se supone predicas.

Uno no abandona a la gente, yo no lo hago, no lo he hecho y no pretendo comenzar hoy. Ni siquiera yo la abandono, a pesar de todo, no está en mis planes aunque no sea recíproco…pero abandonarla a ella, que hizo todo, que hace todo y que, ademásla querría como nadie…

Uno no abandona a la gente, digo de cualquiera, mucho menos a tus amigos…

…y decía que el incoherente era yo.

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra…el que no, que se vaya con ella.

La Antropología Física

Fue tal vez un poco tarde cuando descubrí la Antropología, o por lo menos en el sentido académico. Fue tarde porque después de estar en Ciencias, se hubiera esperado que me dedicara a las ciencias, a trabajar y otras tantas cosas que para bien o para mal no he hecho o por lo menos no hago.

Cuando la descubrí, académicamente hablando, me dí cuenta que llevaba años haciéndolo, tal vez sin saberlo y sin una estructura propiamente dicha, es decir, con un “sentido antropológico“…aunque después esto de mi “sentido antropológico” fue invalidado por mí mismo, sin saberlo…hasta hoy en la madrugada.

Desde muy pequeño (y estoy agradecido por eso) mi mamá se encargo de que yo leyera mucho, de que comprendiera mucho y que además hiciera mucho. Entre todo este “hacer”, una de las actividades estaba el realizar algún deporte, así que desde los cuatro años practicaba Taekwondo (y lo hice hasta los 18 años), por supuesto cumplía también otros fines médicos no sólo el que yo realizara algún deporte. Así fue hasta la secundaria, en donde muchas de esas cosas las fui olvidando perdiendo por comenzar a rebelarme (que es otra de la cosas que comúnmente hago) y entonces comencé una época de flojera de alto rendimiento.

Otra de las actividades que realizaba era estudiar música y aprendí a tocar el violín, el piano y a finales mi época de músico, la viola. Al principio, y por varios años (comencé a los 8 ) era sólo una actividad extracurricular, aunque no era sólo diversión, estudiaba música como si fuera la primaria o la secundaria. No era sólo una clase de música tipo primaria o secundaria, eran varias clases con fines y objetivos distintos y uno común, que era una educación integral y desarrollo de las capacidades auditivas (con todo lo que eso implica), motrices y motoras y que por supuesto, me han ayudado infinitamente en la vida. Por supuesto, tampoco era yo muy bueno, aunque tengo que reconocer que la competencia con mis amigos siempre me ha sacado de dificultades y esta no era la excepción.

Por supuesto, esto no tuvo nada que ver con mi decisión de estudiar Antropología Física, la inquietud vino después con observar a mi familia. Mi mamá estudió Antropología Social, un tío es Antropólogo Físico, otro es Economista y ¿Literato? Con un pasado políticamente activo de los tres, siempre fui influenciado (tal vez de ahí mi rebeldía) a ver y observar cómo funcionaba el mundo, desde los detalles más pequeños hasta donde me diera la imaginación, y esta tal vez, fue mal aprovechada.

Entonces, y voy a saltarme una gran parte de las decisiones que me llevaron a vivir la Antropología, un día descubrí la Antropología Física académicamente hablando…y no fue tan difícil atraparme, me dí cuenta que de alguna manera era algo siempre había hecho, que llevaba años viviéndola sin saberla y que al final, era mi forma de vida. Pero claro, apenas iba a comenzar y eso era lo más difícil para mí. No fue fácil para mí entrar a la ENAH, la primera vez fui rechazado debido a mi rendimiento en el examen de admisión y además sorprendido por eso.

La segunda vez, por supuesto lo logré y ahora es lo que hago…por que esto es así, la antropología puede tener muchas definiciones, de muchas escuelas, de muchas personas, y tal vez me esté arriesgando mucho en mi explicación de lo que para mí significa la Antropología porque es tal vez, demasiado romántica (como muchas cosas en mi vida), pero la antropología no es sólo una definición muy respetable de todos los autores y personas que han vivido para ella y los que seguimos haciéndola/viviéndola (aunque colocarme dentro de este gran círculo puede ser pretencioso y tendencioso, pero que espero, por esta vez, me sea concedido un lugar dentro de la Antropología), para todos nosotros, al final es como haces lo que haces, que dices y como lo dices, a quién, qué ves y cómo lo ves, que respondes a las cuestiones exteriores y cómo lo respondes. Al final es una forma Y un estilo de vida.

Entonces, de porque somos/hacemos/somos lo que somos/hacemos/somos, cómo lo somos/hacemos/somos, y estas cuestiones, descubrí hace no mucho tiempo aquella terrible palabra (citando a Gould) que comienza con “e”. La Evolución…pero eso, es tema para otro post y espero para muchos más…porque ahorita ya me voy a la ENAH, que se me hace tarde.

Open Your Eyes

All this feels strange and untrue

And I won’t waste a minute without you

My bones ache my skin feels cold
And I’m getting so tired and so old
The anger swells in my guts
And I won’t  feel these slices and cuts
I want so much to open your eyes
Cause I need you to look into mine

Y es que sólo de ver esas escenas…me da lo cursi…ese que llevo reprimiendo ya un ratote. Ah pero que padre se siente.

—————-
Listening to: Snow Patrol – Open Your Eyes
via FoxyTunes

Selectivo

La verdad es que hoy la pasamos rebien, entre otras cosas porque con ella las conversaciones se tornan siempre y afortunadamente bastantes sinceras, y hablando de mis gustos respecto de ella y las demás llegó a la conclusión:

Ella: El asunto es que tu siempre eres…bueno, NO ERES ESPECIALMENTE SELECTIVO.

Eso es algo que no me habían dicho antes, o por lo menos, de manera tan elegante.

—————-
Listening to: Coldplay – Death And All His Friends
null

Eso que está de moda

Ayer fui a mi primera noche del Ollinkan. Lo mismo de siempre, no por eso la pasé mal, lo de siempre en algunos casos es muy divertido.

Sonó esa música que todo mundo baila, que todo mundo toca, que a todos hace felíz, que nadie sabe que es, pero que está de moda.

Los grupos, por si alguien le interesa fue Speed Caravan (Argelia) y Carlama Orkestar (Holanda).

Cosas que dices…

Con La Resplandeciente en el messenger:

Ella: ¿que mejor que comer? …al fin la comida puede esperar

Él: Por eso no me voy

Ella: FIN

El FIN se traduce en una audaz y rauda retirada de la conversación.

Él: Así que así eres en verdad. Besos

Ella: Ay, a veces me caes remal por esas cosas que dices, que haces que se queden en mi mente… Y nomás hacen que piense en ti. Y sé que dices la verdad, la conozco, te conozco y no te creo. Pero que chido es coincidir…:p

Él: Pues si, tu también dices cosas que siempre me suenan mucho. En fin, marica. Besos

Por favor, que alguien me explique que quieren decir con eso, por que al fin lo lograron, después de casi un mes logró revirar la cinta y confundirlo lo suficiente para leer y releer el mensaje y desear que en los sueños esté la respuesta, porque en las cosas que dice y en ninguna canción van a encontrar nada que los ayude a resolverlo.

Aunque ahora que lo pienso, no era tan difícil imaginar que ella iba a quitarse el velo en cualquier momento y contrario a lo que habían platicado, él no tardaba en dar el primer rugido. Pero le estaba gustando y le hubiera gustado aún más que durara más tiempo.

Eso me pasa por leer el final antes de tiempo.

Y dicen…

Después del problemón que se armó con “los compañeritos” resultó en un adjetivo no favorable para mí, y dadas las condiciones no me he decidido si cargarles pila o sólo dejarlo pasar.

En el caso de la segunda, se irán viendo las cosas y seguramente tomarán forma conforme transcurra el tiempo, pero me da mucha hueva esperar a que las cosas se acomoden por sí mismas, más por que nunca van a entender del todo lo sucedido ni lo que su dichosa oligarquía-democrática implica en esa toma de decisiones.

Siendo el caso de la primera…sólo por diversión y ver quién se quiebra primero, porque soy tan marica, que ni siquiera me preocupa cuantos sean, ni quienes sean y mucho menos lo que puedan hacer, el contra, es que el camino se puede volver muy espinoso y entonces si sería echarle unas gotas mal al balde de personas non gratas.

Esos sí, mientras no pretendan afectar nada más con las espinas del rosal, yo no voy a brincar para hacerles fiesta.